Ecoturismo

Avistamiento de
Ballenas en Costa Rica

El avistamiento de ballenas ha proporcionado importantes beneficios para la educación ambiental y la investigación, además de ser la excusa perfecta para conocer a algunos de los más bellos e impresionantes parajes naturales en el mundo.

Exótico, y sin embargo un lugar muy cómodo para visitar o vivir, la costa pacífica de Costa Rica es el punto perfecto para la observación de ballenas. La geología única de la región asegura sorpresas alrededor de las islas y a lo largo de la costa.

Las ballenas jorobadas son las que se observan con mayor facilidad y son conocidas por sus largas migraciones hacia el norte y el sur. Otras ballenas que visitan aguas costarricenses son las falsas orcas, pilotos, e incluso las enormes y gentiles tiburones ballena.

Estos majestuosos mamíferos gigantes y sus crías se pueden ver entre diciembre y abril en el norte de Costa Rica y más hacia el sur desde las primeras semanas de julio hasta finales de octubre.

Durante un recorrido de observación de ballenas, si el capitán lo considera seguro para nadar, lo más probable es que pueda escuchar los sonidos resonantes de las ballenas cantando y ver las enormes expulsiones de vapor de los machos. No hace falta decir que hay pocas experiencias más hermosas que observar una ballena jorobada madre y su cría nadando a poca distancia.
También puede disfrutar del buceo recreativo en los arrecifes de coral en estas áreas silvestres y sentirse sorprendido con la cantidad de especies marinas como peces de arrecife, moluscos, tortugas de mar, crustáceos, rayas, estrellas de mar y más.

Mientras que las ballenas y los delfines son más frecuentemente vistos en forma independiente el uno del otro, también se verán en aguas abiertas grupos de ballenas acompañadas de grandes cardúmenes de delfines. Las especies más comunes de delfines que se encuentran a través del año son los nariz de botella; sin embargo, también se pueden encontrar delfines manchados y orcas.
Entre los lugares más populares para deleitarse observando ballenas y delfines está el Parque Nacional Manuel Antonio, el cual funciona como hogar para ballenas, delfines, tortugas marinas y gran variedad de aves y posee una pequeña península que alberga más de 700.000 visitantes al año. La principal atracción del parque son dos playas de arena blanca, Espadilla Sur y Manuel Antonio; Punta Catedral fue alguna vez una isla, la cual se unió al territorio por el depósito de sedimentos creando un cinturón de arena llamada Tombolo. Junto con más de 100 especies de mamíferos terrestres, los delfines juegan mientras navegan en silencio a través de las aguas azules del Pacífico y las curiosas ballenas se acercan para poder mirarlo a usted más de cerca!
Siguiendo la costa del Pacífico hacia el sur, pasando por Playa Uvita, se llega al Parque Nacional Ballena donde se pueden ver las especies migratorias desde la playa! Hay excursiones que salen desde Dominical y Quepos, a sólo 30-60 minutos del parque.

Si sigue viajando más al sur, llegará a la Península de Osa, en donde se albergan una gran variedad de especies de ballenas y delfines; es una de las regiones más intensas en cuanto a diversidad biológica del planeta, ideal para el avistamiento y observación de delfines. El Golfo Dulce es en realidad uno de los cuatro fiordos tropicales donde las ballenas vienen a aparearse y tener sus crías.

Bahía Drake también se encuentra en la región del Pacífico Sur, donde varios tipos de ballenas y otras especies de delfines habitan sus cálidas aguas.

Si usted tiene el presupuesto y el tiempo, puede encontrar la mismas especies que viven en las Islas Galápagos en Isla del Caño. El viaje en barco a la isla dura dos días, y lo llevará a deleitaras en aguas repletas de delfines, ballenas migratorias (durante varios meses al año), mantas, tortugas marinas, tiburones y muchos más animales.

Translate: Inglés